BOOM SUPERSONIC ANUNCIA SU NUEVA PLANTA EN GREENSBORO, CAROLINA DEL NORTE

A través de un comunicado conjunto de Boom Supersonic y la oficina del gobernador de Carolina del Norte, la compañía aeronáutica, que tiene por objetivo reinsertar el vuelo supersónico a la aviación comercial, anunciaron el día de ayer la construcción de su nueva planta de manufactura, ensamblaje final, y servicio comercial, en un espacio de 26 hectáreas ubicado en el aeropuerto internacional de Piedmont Triad en Greensboro, Carolina del Norte.

De acuerdo a Boom Supersonic, el lugar es estratégico para su plan de desarrollo por su localización en el aeropuerto y su cercanía al Océano Atlántico; dadas las restricciones a los vuelos supersónicos sobre la parte continental de EEUU. Así como, compartir su ubicación con otras compañías de la industria aeroespacial entre las que destacan Lockheed Martin, General Dynamics, Northrop Grumman, y Honeywell; lo que les permitirá acceder a la mano de obra experimentada de la región.

No obstante, la empresa declaró que pese a su nuevo campus en Carolina del Norte su sede corporativa continuará a las afueras de Denver, Colorado; lugar donde reside actualmente la compañía.

La decisión es consecuente al anuncio, el mismo día, del otorgamiento una subvención estatal para el desarrollo de empleo en el Estado, la cual compromete a las compañías beneficiadas a invertir 500 millones de dólares y estructurar un plan para la generación de 1,750 nuevos empleos en el Estado, a lo largo de veinte años; metas que Boom Supersonic estableció en su plan de desarrollo para 2032, ademas abrir 200 internados para estudiantes de las universidades estatales, comunales y escuelas técnicas de Carolina del Norte.

La compañía tiene previsto empezar con la construcción de su nueva planta este año e iniciar producción de su aeronave comercial supersónica Overture en su nueva sede para el 2024; continuando sobre su plan de trabajo: la primer aeronave completada saldría de la fábrica en 2025, su primer vuelo se prevé para 2026, y su introducción comercial en 2029. 

Boom Supersonic hasta ahora ha completado su primer prototipo, el XB-1 (mat. N990XB) un avión de pruebas de menor tamaño respecto al Overture, e inició pruebas estáticas de motor en el aeropuerto Centennial (KAPA) en Denver el pasado 14 de enero; asimismo ya tiene ordenes públicas para su aeronave supersónica con las las lineas aéreas United Airlines y Japan Airlines, junto con un programa de desarrollo conjunto con la Fuerza Aérea Norteamericana.

Sin embargo, escépticos resaltan el hecho de que Boom Supersonic no ha especificado soluciones viables a los distintos problemas comerciales y técnicos que plagaron el servicio de las aeronaves comerciales supersónicas Aérospatiale/BAC Concorde y del Túpolev Tu-144, y eventualmente las llevo a su desuso; entre los que se destacan: las diversas restricciones de vuelo que relegaron al Concorde a rutas sobre los océanos, el gran consumo de combustible y el rango reducido asociados al vuelo supersónico, el impacto ambiental a la capa de ozono, el impacto de las explosiones sónicas en tierra, y los altos costos que conlleva su operación.

Sin duda Boom Supersonic busca lograr un objetivo sumamente ambicioso: regresar la aviación comercial a velocidades por encima de Mach 1 y que al mismo tiempo su modelo comercial sea sustentable. Aun así, poseen la capacidad técnica y han demostrado avances que deberían ser conducentes a su logro, y la filosofía de desarrollo mejor descrita en las palabras de su CEO Blake Scholl: “O fracasamos o cambiamos el mundo”.

Crédito: Boom Supersonic
Crédito: Boom Supersonic