“CRÓNICAS DE UN CEREBRO APASIONADO 2”

“Si hay algo que le gusta al cerebro es el placer asociado a una tarea. ¿O a ti, te gustan las cosas que te salen mal?”

La adicción en la aviación inicia en el salón de clases, “el trabajo del docente no es solo generar emociones agradables sino reforzar las sensaciones del alumno sobre las cosas que hace”, esto crea una motivación en los alumnos para lograr sus objetivos.

El causante: La serotonina (quien nos acompañara constantemente). Esta reacción química en el cerebro y las acciones del maestro ponen a bailar nuestra atención en torno a algo llamado perseverancia. De esta perseverancia y los logros que tiene hay miles de ejemplos pero hablemos del caso contrario.

En mi primer año como oficial de operaciones conocí a un TG alegre, dinámico, burlón y evidentemente entregado a su labor, su pasatiempo favorita era buscar las preguntas adecuadas para hacerme sentir que el puesto me quedaba grande y yo, alegremente rebatía mostrándole que el suyo le quedaba muy chico, a los meses llegó con la noticia de que había iniciado la carrera de despachador hasta que un buen día, cabizbajo dijo “yo no soy capaz de ser oficial”, no encontré la forma de convencerlo de sus capacidades y un par de semanas después renunció.

Su historia fue la plataforma que me enfocó en mi papel de instructora que más que procesos aquí se viven pasiones. Siempre me planteo: ¿Qué puedo preguntar para lograr el chispazo de serotonina en mi oyente? Pues a partir de ese momento inicia la revolución cerebral.

Coméntanos quien es esa persona que te inspiro en esta aventura.