“CRÓNICAS DE UN CEREBRO APASIONADO  40”

No podríamos dejar de lado EL CONOCIMIENTO como elemento importante en el transitar de nuestras reacciones cognitivas; el coctel de reacciones químicas que seamos capaces de producir ante determinada situación será solamente equiparable a la cantidad de detalles que seamos conscientes.  El conocimiento nos permite controlar nuestras reacciones físicas y emocionales, y mientras más lo expandamos, mayor será la cantidad de posibles soluciones que tengamos “a la mano”.

Sin lugar a duda esto nos permite un control del entorno, y si añadimos el conocimiento que tengamos de las personas que se involucran en el evento, también significara una eficaz dirección de los integrantes.

📸: foto tomada de la web

Las reacciones químicas que se detonan en nuestro organismo merman en mayor o menor medida la energía física con la que nos desempeñamos, pero más allá de este coctel químico será importante que conozcas los elementos que obstruyen o consumen tu energía. Si comprendemos que después de las juntas prolongadas nuestra toma de decisiones se ve menguada, podremos agendar tareas físicas posteriores para elevar la química y, después, volver hacia procesamientos lógicos. Puede suceder lo contrario cuando contamos con operaciones físicamente demandantes convendría agendar posteriormente procesos de planeación.

No obstante, todos los cuerpos son distintos, existen individuos que son mayormente kinésicos y quienes se desempeñan por períodos más prolongados en los procesos mentales, ambos resultan agotadores físicamente, la importancia radica en poner atención y descubrir como cada escena nos afecta personalmente.

De igual manera sucede con los aviones, si bien conocemos los detalles técnicos de nuestra flota (resulta importante investigar tanto como sea posible) la verdad es que el manejo día a día nos masteriza en las diferencias de performance y operatividad de matrícula a matrícula. Increíblemente los accidentes relacionados con “Fuel starvation and fuel exhaustion” se relacionan mayormente a la falta de conocimiento del personal que por fallas mecánicas. Aunque este tipo de situaciones se presentan en vuelos pequeños, también podemos encontrar detalles en equipos grandes pero ¿Cuál es la diferencia entre uno y otro?

Fuel starvation se refiere a la alimentación insuficiente de combustible en los motores para que estos funcionen adecuadamente, mayormente por fallas en las bombas de combustible o bloqueos en las líneas.

Fuel exhaustion se refiere al combustible agotado en los tanques.  Los motivos resultan más diversos en este caso.

📸: foto tomada de la web

Ejemplos de estos podemos encontrar varios como el del vuelo ET 961 del 23 de noviembre de 1996, LMI 2933 el 28 de Noviembre de 2016  o el de BA38 del 17 de enero de 2008; las circunstancias resultan diversas para encajar al final en cualquiera de estas 2 categorías.

📸: Robert Pearson

En estos eventos ¿Qué conocimiento crees que hubiera logrado un resultado distinto?