“CRÓNICAS DE UN CEREBRO APASIONADO  41”

Alerta en el cielo ¿MIEDO O PASIÓN?

     Hablaba el año pasado de la intoxicante química cerebral relacionada con escuchar los motores cruzando el cielo sobre nuestra cabeza. En esta ocasión no hablaré del sonido, sino de un hecho simple y aparentemente menos poderoso:¡ELEVAR LA VISTA!

     Si elevas el rostro y miras el cielo, posiblemente lo relaciones con días soleados, cielos abiertos y agradables, encuentros con la naturaleza (pues en los días nublados y deprimentes miramos al suelo); sin embargo la relación química está ligada a un hecho menos relajante:  ¡huir!

📸: Willy van rooy

     Presta atención a tus movimientos cuando te encuentras al borde del estrés, buscamos el escape en los lugares altos, cuando nos encontramos huyendo, la naturaleza dicta los espacios elevados, cuando buscamos soluciones, procuramos vistas extensas. El agobio, la soledad no elegida, el incesante ataque de los mensajes requiriendo respuesta “urgente”, el ritmo de los pendientes… (depredadores modernos) nos obligan a elevar la mira. En todos los casos, la combinación de sustancias cerebrales es similar pero iremos a una específica: la norepinefrina.

     Dentro de sus múltiples funciones, la recomendaré en este caso para despertarnos específicamente en esas ocasiones en el día en el que te encuentras trabajando mucho tiempo frente a una pantalla, en un celular o en reuniones prolongadas. 

La norepinefrina afecta la amígdala, la frecuencia cardiaca, el sistema nervioso, liberando glucosa, dopamina y adrenalina…  aunque si bien es cierto que puedes encontrarlo en pastillas, no hay nada más sencillo, rápido y efectivo que mirar completamente de frente al techo, al cielo, a los controles de cabina; adicional, procura imaginar momentos agradables sobre tu cabeza, como los rayos de sol atravesando el follaje de un gran árbol mientras sopla el viento (podría ser también mirar hacia un risco mientras te persigue un jaguar pero la emoción final podría arruinarte el momento),  así que cada vez entres a operación, recuerda mirar al cielo (la aviación tiene una increíble vista desde todos los puestos).

📸: @nina_ boghossian

Para aquellos lectores que siguen mis publicaciones, reconocerán ya el patrón que nos hace adictos a la aviación:     ¡eso!      ¡lo tienes!            ¡ADRENALINA!