“CRONICAS DE UN CEREBRO APASIONADO  42”

Rediseñando la ingesta

     Hablé ya en el artículo del 1 octubre  2020  (ENERGIA gratis, tan gratis como respirar ) sobre la respiración para elevar nuestra energía (espero que la hayas probado ¿Cómo te fue con eso?). Ahora quiero adentrarme en el performance. Si bien la comunidad científica tiene aproximadamente una década estudiando la influencia de la respiración en las reacciones corporales, es realmente poco lo que se comprende.

Uno de los estudios más acertados hacia el uso práctico de este tema es el de 2017 por The Feinstein Institute for Medical Research, en Nueva York   (https://journals.physiology.org/doi/full/10.1152/jn.00551.2017). Los resultados en neuroanatomía demuestran que la manera en la que respiramos influye en nuestros sistemas de memoria, en el sistema de atención y la expresión emocional.

📸: @jairo_bast

Desmenuzando la complejidad de algo que realizamos tan mecánicamente, resumiré que el complejo preBötzinger le dice al cerebro de que manera estamos respirando (también regula la respiración, aunque de este último aun se desconoce mucho de su operación); el cerebro le envía la información al locus cerúleo (entre otras cosas, interviene en la concentración) que se encuentra dentro SARA “sistema de activación reticular ascendente” (tengo una serie dedicada a su funcionamiento en el 2020 – quizá quieras volver a leerlo) que es el encargado de mantenernos atentos, ayudándonos a pasar del estado de distracción  al enfocado.

  Volviendo al tema que nos trae a esta lectura, se ha encontrado que el ritmo respiratorio determina la cantidad de ondas gama en el cerebro, éstas son indispensables para el aprendizaje y el manejo de información.  Estas ondas se relacionan con la respiración pausada y controlada, lo que nos devuelve al estudio del 2017, la INSPIRACIÓN POR LA NARIZ (lo cual lo vuelve lento, al ingresar menor cantidad de oxígeno en los pulmones), afectando al hipocampo (otro involucrado en la memoria), dándonos este resultado sencillo en apariencia pero neuralmente complejo.

   La conclusión a este estudio resulta sencillo: inspiraciones profundas y alargadas por la nariz para lograr un mejor rendimiento tanto en atención como en memoria.

sin duda, esta pieza es clave para los momentos en los que mas requerimos enfocarnos (en aviación vinculados con tiempos limite y estrés elevado) prueba una combinación de las técnicas que ya hemos mencionado en estas series: estírate, eleva los brazos, mueve el cuerpo, respira profunda y lentamente por la nariz, sonríe y si te es posible da un par de brinquitos) aprovecha las temporadas bajas para integrarlo a tu rutina y tener este habito integrado a nuestro día a día cuando la temporada alta nos alcance.

RECUERDA: para elevar un avión se requiere una cantidad de aire adecuada, igual tu.