EL ACCIDENTE DEL VUELO 725 DE TAESA

El 9 de noviembre de 1999 ocurrió el accidente del vuelo 725 de Transportes Aéreos Ejecutivos S.A (TAESA), uno de los más relevantes de la aviación comercial en México.

El vuelo era operado por un Douglas DC-9 matrícula XA-TKN. Inicialmente había sido entregado a Trans Australia en 1970 como
VH-TJP, y operó con Australian Airlines Sunworld, International
Airlines, Midway Airlines, Ross Aviation, la NASA, y con a TAESA a partir de 1998.

Créditos al autor.

El DC9 tenía programada la travesía Tijuana-Guadalajara-Uruapan-Ciudad de México. El vuelo 725 cumpliría con el último tramo, de Uruapan a la Ciudad de México. A bordo viajaban 18 personas, de los cuales 13 eran pasajeros, 3 sobrecargos y 2 pilotos.

Minutos después de despegar del Aeropuerto Internacional General Ignacio López y Rayón, la aeronave perdió uno de sus slats, lo cual provocó una asimetría en la sustentación, desencadenando una espiral descendente, causando que el avión se estrellara en un sembradío de aguacate. Desafortunadamente, nadie a bordo del DC9 sobrevivió.

Créditos al autor.

De acuerdo con las investigaciones de las autoridades mexicanas, la separación del slat se debió al alto ángulo en que los pilotos pusieron la aeronave durante el fallido despegue, aunado a la desorientación espacial. Sin embargo, conforme las investigaciones continuaron, salieron a la luz las malas prácticas de la aerolínea, como las políticas laborales abusivas, mala administración y falta de mantenimiento a los aviones, esta última también se intentó imputar como la razón del accidente.

Después de la inspección realizada por la entonces Dirección General de Aviación Civil, a TAESA se le fueron retirados sus permisos para volar, estando sujeta a obedecer cuestiones relacionadas con la seguridad para poder operar de nuevo, sin embargo, la aerolínea cesó operaciones el 21 de febrero del 2000, poniendo fin a sus más de 11 años de existencia.

Creditos al autor.

Este accidente nos deja como lección que las malas prácticas en algo tan delicado como la aviación puede provocar una acción en cadena que resulte en una tragedia.