EL FIN DE UNA ERA

Tras su último vuelo comercial, el 24 de Octubre de 2003, un mes después, el 26 de Noviembre, el Concorde extendió sus alas por última vez.

El Concorde, matrícula G-BOAF (S.N. 216) perteneciente a British Airways, volvió al lugar que lo vio nacer. Despegó por última vez del Aeropuerto Internacional de Londres-Heathrow, hacia el Aeropuerto de Filton, en Bristol; lugar de fabricación de las versiones inglesas del Concorde.

A bordo del vuelo se encontraban 100 trabajadores de British Airways, y grandes multitudes se reunieron para admirar el final del sueño supersónico.

Foto del último vuelo, sobrevolando Bristol.

El G-BOAF voló 23 años, con más de 18,000 horas de vuelo, siendo también el último de los 20 Concorde construidos.
Este equipo fue el utilizado para realizar una vuelta al mundo en 1989, y fue el primero en recibir la imagen actual de la aerolínea bandera británica.

Al día de hoy, a manera de homenaje, el último Concorde permanece en exposición en Filton.

G-BOAF, realizando su último aterrizaje en el Aeropuerto de Filton.
Créditos al autor.