El primer sobrecargo en la historia de México, fue hombre…

Contrario a lo que muchos pensaríamos, hoy en la mayoría de las bases de las diferentes aerolíneas de nuestro país concentran un mayor número de sobrecargos del género femenino y en algunas otras solo se contrata a este.  Pero la historia dice algo contrario, porque fue un hombre quien comenzó a volar los cielos mexicanos.

La noble y valiente labor de nuestros compañeros sobrecargos, comienza con Salvador Hernández “Farina”, quien a finales de los años veinte, inicio con esta profesión a bordo de un trimotor Ford con capacidad para 13 pasajeros de Mexicana Aviación.  

Mexicana de Aviación fue pionera en muchos de los hitos del sector, no solo a nivel nacional, sino en todo el mundo.

Salvador Hernandez

Ford Tri-Motor  5-AT ( Pan American)

El Tri-Motor Ford fue el primer avión de pasajeros hecho totalmente de metal. Era capaz de despegar y aterrizar a una velocidad de entre 65 y 80 k/h, y hasta a 50 si lo ayudaba un viento de frente, y podía hacerlo con doce pasajeros o una tonelada de carga. El Tri-Motor permaneció en activo durante más de 40 años como un eficaz transporte, y fue la fiel representación del avión de pasajeros clásico de finales de los veinte.

El modelo 5-AT, que, gracias al empleo de tres motores Pratt & Whitney, se convirtió en un avión mucho mas capaz. Realizo sus vuelos de prueba a mediados de 1928, presentaba un ala de mayores dimensiones, unida a un fuselaje más amplio. Entre 1929 y 1931 se construyeron al menos 117 ejemplares, muchos con flotadores o esquíes, o con bodegas para equipaje debajo de las alas. La cabina de pasajeros pasó a alojar 17 asientos, con ocho a estribor y nueve a babor.

FORD TRI MOTOR

Ford Tri-Motor 5-AT-B c/n 12. (NC9661)

Entregado a Pan American Airways en enero de 1929 y posteriormente asignado a la Compañía Mexicana de Aviación, fue registrado como M-SCAN y luego como XA-BCB y como XA-BCO. Se estrelló en Amameca el 26 de marzo de 1936.