HABLEMOS DE NIEBLA

Como les hemos informado los últimos días, el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México ha sufrido de cierres debido a la presencia de niebla. Ciertamente han sido días complicados, ya que puede tomar varias horas, o incluso días para retomar el ritmo normal de operaciones en el AICM.

Imagen ilustrativa.
Créditos: Barón Rojo

¿Pero qué o cómo se generan estas nieblas?

En pocas palabras, la niebla es una nube a baja altitud, generalmente comienza a unos 50ft de la superficie.
Su formación depende de una atmósfera estable, es decir, sin corrientes de aire ascendentes, manteniendo las partículas de polvo y la humedad en la superficie, y se formarán solamente si la superficie es más fría que el aire sobre ella y el aire se encuentra saturado de agua.

La niebla se clasifica de acuerdo a la manera en que se forma, y es dependiente de la temperatura actual y la cantidad de vapor de agua en el aire. Aquí les mencionamos algunas de ellas.

En las noches claras, con poco o nada de viento, se puede desarrollar niebla de radiación. Usualmente, se forma en las zonas bajas, como los valles de montaña, y se produce cuando el suelo se enfría rápidamente debido a la radiación terrestre, y la temperatura del aire circundante alcanza su punto de rocío.

Cuando sale el sol y la temperatura aumenta, la niebla por radiación asciende y, eventualmente, se disipa. Cualquier aumento en la velocidad del viento también acelera la disipación de la niebla de radiación.

Imagen ilustrativa niebla de radiación.
Créditos al autor.

Cuando una capa de aire cálido y húmedo se mueve sobre una superficie más fría, es probable que ocurra niebla de advección. A diferencia de la niebla de radiación, la niebla de advección requiere de viento de hasta 15 nudos para poder formarse. En caso de que la velocidad del viento sea mayor a 15 nudos, es más probable que en su lugar se generen nubes estratos de baja altitud. La niebla de advección es común en zonas costeras, donde la brisa del mar puede soplar el aire sobre masas de tierra más fría, como por ejemplo, Tijuana, en Baja California.

Las nieblas de ladera se producen cuando el aire húmedo y estable es forzado a subir por una ladera de una montaña o cordillera. Para este tipo de niebla también requiere de viento para su formación.

La niebla de advección y de ladera, a diferencia de la de radiación, es mucho más complicado que se disipe con el sol de la mañana, sino que puede persistir por horas o días.

Imagen ilustrativa niebla de advección
B747-400 aterrizando en San Francisco.
Créditos al autor.

Ahora, ¿cuál es el término correcto? ¿Niebla o neblina?

Ambos son correctos, pero dependen de las condiciones.

Aunque tienen nombres parecidos y su formación se desarrolla de la misma manera, básicamente la diferencia es la visibilidad que permite cada una de ellas.

Niebla: Conjunto de pequeñas gotas de agua suspendidas en el aire. Reduce la visibilidad a 5/8 de milla o menos y hasta 3 millas.

Neblina: Conjunta de pequeñas gotas de agua suspendidas en el aire. Reduce la visibilidad a 5/8 de milla o más y hasta 3 millas.

En ambos casos, si la visibilidad llega a 3 millas o más, se considerará como disipada. En ambos casos, tienen su base entre 20ft y 50ft. Si la base de la niebla es superior a los 100ft, se considerará una nube.

Créditos: Jaeger