“HABLEMOS DE PODER: CRÓNICAS DE UN CEREBRO APASIONADO  35”

Antes de continuar con nuestros intangibles despliegues de poder debemos de parar y tomar una decisión. ¿Cuál es la emoción que deseo generar a mi paso? Y es mucho más sencilla de lo que pareciera.

    En primer lugar tenemos la opción de causar cierto temor como, por ejemplo lo hacía Hitler (pues el optó varias poses de las que aquí hablamos) o viéndonos menos malévolos, María Félix, quien causaba la misma impresión y técnica, mostrándose inalcanzables, altivos, prepotentes.

Foto tomada de la web. créditos al autor

En segundo lugar, podemos causar respeto con cierto grado de simpatía equiparable a La Emperatriz Carlota (Marie Charlotte Amalie Ernestine Wilhelmine Philippine von Sachsen-Meiningen) o Barack Obama, ambos tienen historias (casi leyendas) donde convivían con “el pueblo” como uno más, mostrándose empáticos y humanos.

foto tomada de la web. créditos al autor

En tercer lugar, podemos optar por ser mucho más cercanos y confiables, como lo es Diego Simeone o Nelson Mandela. Este tipo de “poderosos” son aquellos que mueven con el ejemplo, dispuestos a dar ánimos, que escuchan activamente las necesidades de quien tiene al frente, etc.

foto tomada de la web. créditos al autor

*Como dato curioso, puedes encontrar en la web una crítica a cada estilo con superhéroes, posicionando en 1er lugar a Thanos, en 2do a Iron Man y en 3er a capitán América.

   Imagina que estás frente a cada uno de estos personajes, no necesitas esforzarte, tu cerebro enviará involuntariamente energía al cuerpo, que se interpretará como sensaciones. Una vez plantado en cada emoción, decide: ¿qué tipo de poder deseo transmitir?