LAIKA.

El 3 Noviembre de 1957, hace 64 años, los rusos lanzaban su satélite llamado Sputnik 2, en el que viajaba por primera vez un ser vivo que dejaría la tierra, su nombre era Laika y no regresaría más a la Tierra.

Crédito: A sus autores.

El motivo del lanzamiento al espacio de Laika en el Sputnik 2 fue el aniversario número 40 de la revolución comunista, por lo que el máximo líder de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), Nikita Kruschev pidió al ingeniero responsable del programa de espacial del bloque socialista, Serguéi Korolev (mismo quien diseñó tras la cortina de hierro al Vostok 1 año más tarde) desarrollar algo significativo con motivo del aniversario. Fue entonces que Korolev propuso enviar un perro al espacio.

Crédito: A sus autores.

El Sputnik 2, cápsula espacial en donde viajó Laika, era un vehículo diseñado para ser enviado mas no para poder regresar. Del tamaño de una lavadora y con peso más grande que el de su antecesor el Sputnik 1, el Sputnik 2 transportó a Laika, quien meses anteriores era solamente una perrita que andaba de aquí para allá en las calles de Moscú. Y es que, los científicos de los programas espaciales preferían trabajar con hembras al considerarlas más disciplinadas.

Estampilla postal de Laika.
Crédito: A sus autores.

Hoy en día, muchas organizaciones de protección de animales se han pronunciado al respecto de este evento pues se le considera de brutalidad el haber enviado a un ser vivo al espacio a sabiendas que no podría regresar a la Tierra y que moriría en el mismo espacio. De acuerdo con la cadena de noticias BBS, un investigador de nombre Alexander Nikonov ha sugerido que la decisión por parte de Kruschev en enviar a una perro al espacio fue porque éste nunca había tenido un cachorro.

.LVA