Lo roto se une cuando todas las partes están sobre la mesa…

Airplane landing

Derivado de los recientes acontecimientos ocurridos en el AICM, vienen a mi mente las dos ocasiones en las que como pasajero me toco experimentar una ida al aire y contrario a molestarme por el procedimiento ejecutado, pensaba en lo que ya hoy es mas que evidente. La saturación del AICM es sumamente densa, alta y ya peligrosa.

En el año 2013 justo un año antes de fundar esta página, platicaba con uno de mis instructores (ingeniero en aeronáutica) sobre los diferentes proyectos y propuestas que desde finales de los años ochenta se habían contemplado para no saturar a el aeropuerto actual y donde se incluía el área de Texcoco como una opción o una tercera pista en el AICM etc., etc.

B757 Aeromexico/ Benito Juárez

Lamentablemente ningún proyecto prospero por diferentes intereses económicos, políticos y privados, los cuales nos arrastraron hasta el sexenio pasado, quien se tomó unos minutos y al final puso interés en la necesidad de un nuevo y más amplio aeropuerto en la capital mexicana. “Pero como todo lo bueno, no dura más que una recarga de veinte pesos” no volveré a contar la historia del extinto NAICM, por que ya sabemos todos que paso y que es lo nuevo.

Retomando el punto, la necesidad de un nuevo aeropuerto no es respecto a la antigüedad o tiempo. La necesidad de un nuevo aeropuerto es respecto a la demanda del principal usuario que es el pasajero, mas sin embargo nadie puso real interés en atender la problemática de raíz.  Prevalecia hacer más salas de espera, reparar los baches de las pistas o volver a tapar las goteras del ya muy viejo AICM. Es obvio entonces, que el crecimiento de un aeropuerto sin la capacidad operativa va a presentar situaciones que ponen en riesgo la seguridad del mismo y de los pasajeros.

AICM sala de espera T1

Las malas condiciones del AICM eran obvias desde años atrás, pero no es, ni será responsabilidad de las tripulaciones, trabajadores o pasajeros del aeropuerto resolver el problema. Es todo lo contrario, ellos se han adaptado, volado y convivido en un aeropuerto que sufre por sus malas condiciones. Que hoy crean la necesidad de migrar al AIFA e intentar poner en función algo nuevo y tal vez desconocido.

Pero como la necesidad crea habilidades y los retos crean metas, todos los relacionados se adaptarán muy rápido y comenzara otra historia. Una historia que buscamos desde años y sin distinción deseamos que sea lo mejor para todos y para el medio.

Lo roto se une cuando todas las partes están sobre la mesa, y en la mesa están todas las partes, si todos vemos hacia un mismo punto, podremos mejorar nuestra cultura de viaje, vuelo y operacional. Erradicaremos los peligros y reduciremos la posibilidad de los accidentes.