“MAXIMAS DE OPERACIÓN, CUANDO EL CIELO TIENE LIMITES”

Determinar la altitud máxima de operaciones de una aeronave requiere verificar una serie de elementos como son los valores aerodinámicos, de operación, de sistemas, etc; aun cuando al final se reduce a una cifra ¿Te has preguntado por qué el manual nos muestra los valores de cada uno, aunque aparenten no ser utilizables? Si bien es importante que conozcamos cada uno, el énfasis consiste en conocer a que se refieren.

Algunos de los factores más importantes a considerar son:

El techo absoluto, por ejemplo, es el límite de rendimiento que presenta una aeronave en ascenso. corresponde a la altitud en la cual una aeronave con máxima potencia continua y configuración limpia presenta un régimen de ascenso de 0ft/min.

Límite de presurización se refiere al límite que la estructura de la aeronave puede soportar Entonces aun si la aeronave no ha alcanzado el techo máximo, puede que los componentes instalados no sean los adecuados para que los componentes soporten.

Velocidades máximas de operación nos arroja las velocidades máximas en donde la aeronave no puede ir más rápido, pero tampoco puede desacelerar, esto para evitar las sacudidas de presión provocadas por la vibración y sus consecuencias.

Estos son solo algunos de los elementos involucrados en determinar cuál de todos los valores resultantes se utilizarán como el máximo para así salvaguardar la seguridad de la aeronave.

Foto tomada de la web

Idealmente las personas al igual que los equipos deberíamos de conocer nuestros “máximos estructurales”, habrá que prestar atención a nuestros puntos de quiebre e irlos anotando mentalmente. Hay que recordar que somos mutables por naturaleza y con una serie de necesidades que nos modifican constantemente como el apego, la necesidad de relacionarnos en una comunidad, necesidad de distracción, reconocimiento, etc. y cuando esas necesidades se ven limitadas o restringidas perdemos el equilibrio propio ¿pero hasta dónde “soportar”? Pues bien, de la misma manera en que cada aeronave tiene su propio limite debemos de analizar, quizá emocionalmente podamos avanzar por ciertas situaciones o periodos pero nuestra estado físico no, o aunque las limitantes económicas nos sustenten a un destino mas lejano, nuestras limitantes familiares nos restrinjan al alterno.

“Saber cuándo algo es suficiente no equivale a rendirse sino a entender dónde están nuestros límites. Cuando el estrés, la ofuscación, el miedo, las lágrimas o el agotamiento son extremos” hay que aprender a distinguir entre desesperación, cansancio y el límite real, considerando en cada ocasión que (como mencioné) somo seres mutables, nuestros límites máximos cambiarán. Haz tu chequeo, puede que en esta ocasión las alturas sean máximas.

En el equipo de La Voz Aviación deseamos que tu carreteo sea efectivo y que tu despegue exitoso.