¿QUÉ ES UN DESPEGUE DESCONTINUADO?

Se le conoce como a un despegue descontinuado o “Rejected Takeoff” como la acción de los pilotos (piloto volando) de no seguir la carrera de despegue y parar la aeronave en el remanente de la pista.

Si bien los procedimientos de la maniobra puede variar dependiendo del tipo de aeronave, en un despegue descontinuado se busca que la aeronave debe de acelerar y posteriormente frene.

Por ejemplo, en un despegue descontinuado de un Cessna C152 los pasos para descontinuar un despegue es cortar la potencia del motor (throttle), aplicar frenos y subir los flaps. En aviones más grandes y complejos como el Airbus A320, se verán involucrados otros sistemas como las reversas y los spoilers (speed breakers).

Créditos al autor.

Una de las velocidades clave para esta maniobra es la de decisión o mejor conocida como V1. En esta velocidad los pilotos deben decidir si van a continuar la carrera de despegue o no, siempre y cuando se cumplan las características óptimas y legales para despegar. Una vez pasando este velocidad y más en aviones comerciales, descontinuar un despegue no asegura que la aeronave frene adecuadamente en el remanente de pista que le queda. Esto puede cambiar si hablamos de un avión muy pequeño en una pista muy larga, donde podría existir la seguridad de frenar después de V1, aunque esto, obviamente, no es recomendable.

Las consecuencias de realizar un despegue descontinuado después de V1 pueden desencadenar en una excursión de pista, sobrecalentamiento de los frenos o daños en el mismo avión y en los exteriores, como puede ser romper la antena del ILS del aeropuerto.

Créditos al autor

De manera muy general en aviones pequeños como el Piper PA44 la V1 ya viene establecida en el manual del piloto del avión con ligeros cambios, pero en aviones comerciales debe ser calculada por peso, condiciones del aeródromo, de pista e incluso la ausencia de algún sistema del avión.

Descontinuar un despegue puede deberse a diversos motivos, como pueden ser: fallas mecánicas, como falla de motor, mala configuración del avión, una incursión en pista, por instrucción del controlador de tráfico aéreo, o incluso como práctica, aunque esta última se hace más en un simulador o en vuelos de prueba.

Simulación de fuego en uno de los motores de un Airbus A320.