“RECTO Y NIVELADO”

Aún sin pertenecer al medio aeronáutico, todos nos sentimos relacionados con este término, “recto y nivelado”. Nos da la sensación de que las cosas marchan bien y sin mayor contratiempo. Sin embargo, lo que desde afuera y a distancia parece sencillo, y conlleva una revisión constante de información proporcionada por los instrumentos exteriores de la aeronave y la verificación de estos resultados con los parámetros óptimos de operación.

En primer punto hay que considerar que mantener una altitud y velocidad constante parecería sencillo más en condiciones reales el consumo de combustible significa un ajuste constante en los parámetros de sustentación; en el punto de nivelación implica entre otras cosas que con solo una variación de la velocidad del aire que atraviesa cada ala equivale a una desviación del rumbo.

Así como se recomienda que las verificaciones no solo se centren solo en los instrumentos de cabina, sino que se realicen inspecciones visuales al exterior, es vital remarcar que la vida transcurre de la misma manera; posiblemente muchas personas te hagan el comentario “que suerte tienes” o argumentaciones similares para tu trayectoria de vida o carrera.

Visto desde el exterior es sencillo no darse cuenta de que el referente requiere de constantes ajustes en sus relaciones laborales y personales para sobrellevar las variaciones de parámetros externos (economía, oportunidades retrasadas o fallidas, salud) y las variaciones en la sustentación de la trayectoria (estados emocionales, niveles de estrés, cambios en los núcleos familiares o sociales)

En ambas situaciones debemos de tener presente que se requiere de una verificación constante tanto de las condiciones externas como del comportamiento interno de los sistemas, el hecho de que podamos mantenernos en un avance “recto y nivelado” no significa soltar los controles de mando sino al contrario, estar constantemente alerta.

Photo by Marcospiga