“SANTA: ELEVAR Y MANTENER”

De acuerdo a la OACI, Capítulo 6, sección 4.8, se establece que los operadores de servicio establecerán los períodos de descanso del personal, de acuerdo a las recomendaciones establecidas en pro de la mejora en el rendimiento del personal, la propia aeronave y como siempre, la seguridad del pasajero. Dentro de los puntos, la empatía, con las consideraciones hacia el personal me resulta crucial en los objetivos anteriores pues al incrementar las horas laborales y especialmente al disminuir los períodos de descanso se establece “solo a juicio del piloto al mando.”

Resalto este hecho por las fechas (Tan únicas y especiales) puesto que es impredecible considerar que la química cerebral ya excedida de adrenalina que el personal aeronautico vive en el día a día, se aumenta en condiciones como estas, a niveles que solo cada individuo reconoce en si mismo; los arreglos en casa, las visitas familiares, la cena, los imprevistos las inevitables horas extras y demoras por clima, son factores que cada individuo reconoce en sus propios limites y la sobrecarga personal que tiene en cada fecha. Debo de comentar que me encanta el hecho de esta empatía plasmada en los reglamentos, puesto que no solo es la prioridad para con la comunidad a bordo de nuestra aeronave (seguridad ante todo) sino el cuidado de los nuestros como entorno laboral.

Foto tomada de la web @KATE MCWILLIAMS

Como individuos tenemos también la responsabilidad de cuidar a nuestros compañeros de trabajo y clientes, tomando el liderazgo personal conscientes de que cada acción, pensamiento y emoción emana del conjunto quimico en nuestra cabeza; cuidar nuestras horas de sueño, implemetar las técnicas de relajacion que mejor nos funcione y por sobretodo, lo que hemos venido platicando durante el año ¡Conocernos! Aprender a diferenciar cuando nuestro cuerpo presenta estrés por cansancio o simplemente se encuentra emocionado (que a simple vista tiene las mismas reacciones físicas).

Analicemos desde el servicio, empatizar en la emoción y esperanza de cada persona que viaja a conocer, reencontrar y reconectar con sus seres queridos en estas fechas recarga las baterías emocionales de los prestadores de servicio (química cerebral única de la que hablaré mas tarde) y al mismo tiempo recordar esta regla de seguridad de cada despegue en cabina “primero asegúrese de estar seguro usted antes de apoyar a alguien más”.

Les deseo la mejores de las jornadas navideñas despegando hacia un 2022 con niveles superiores.

Foto tomada de la web: royal jordanian 53 anniversary