VUELO AA587

Operado por un Airbus A300, con registro N14053, el vuelo 587 de American Airlines cubría la ruta Nueva York (JFK) – Santo Domingo (SDQ), cuando el lunes 12 de Noviembre de 2001, tan sólo 2 meses después del peor ataque terrorista en EEUU, a minutos de despegar, sufre la separación del estabilizador vertical, haciendo ingobernable la aeronave para que terminara cayendo sobre el vecindario de Belle Harbor en Queens, Nueva York. Los 9 miembros de la tripulación, 251 pasajeros y 5 personas en tierra fallecieron a causa del impacto.

Créditos: a su autor.

Debido a la colisión, y el caos producido por la separación del estabilizador, varios restos de la aeronave fueron hallados a distancias considerables del lugar del impacto. Tales fueron los casos como del estabilizador que fue localizado en Jamaica Bay (a 2.5 km), o los motores a unas cuadras.

Las investigaciones iniciales apuntaban a que la pérdida de control, del A300 de American, fue producida por la turbulencia generada por un 747 de Japan Airlines que había despegado unos cien segundos antes que el vuelo 587. Sin embargo, fue en 2002 cuando se determinó que la fuerza excesiva generada en los pedales direccionales del timón produjeron el desprendimiento del estabilizador del fuselaje.

Hoy no sólo se recuerda aquella mañana neoyorquina de 2001, se recuerdan a las víctimas de uno de los peores accidentes de la aviación americana.

.LVA