VUELO FEDEX 80

El 23 de Marzo de 2009, ocurrió uno de los peores accidentes de la aerolínea carguera de FedEx: en tierras niponas, el Aeropuerto de Tokio-Narita (RJAA) sería el lugar del accidente del vuelo 80 de FedEx, operado por un MD-11F y registro N562FE.

📸: a su autor.

Proveniente de la ciudad china de Guangzhou, el MD-11F se disponía a aterrizar en el Aeropuerto de Tokio, habiendo tenido autorización a aterrizar en la pista 34L, el piloto automático se desconectó a los 198 pies de altitud. Se sabe que el ángulo de cabeceo decreció temporalmente para después aumentar. En este momento, la aeronave ya había descendido a los 92 pies de altitud. Debido a los movimientos experimentados por la aeronave, la velocidad de ésta no quedó exenta de verse afectada, de tal manera que la gran disminución de la misma velocidad afectó el sistema de auto-aceleración de la aeronave, impidiendo contrarrestar la velocidad del viento, misma que no era favorable en este aterrizaje; la velocidad calibrada incrementó a los 161 nudos, aún menor a los 164 nudos requeridos para la velocidad de aproximación.

📸: a su autor.

Una vez que el piloto comenzó a notar la desviación ocasionada por el viento cruzado, intentó corregir el rumbo de la aeronave. No obstante, la configuración de la aeronave para la fase de aproximación no ayudaba, y es que, a los 48 pies, el ángulo de cabeceo era de 1.1. El decremento de la velocidad a tan baja altura, fue producto del sistema de auto-aceleración que estaba programado en modo de retardo.

📸: a su autor.

Una vez que la aeronave tocó tierra, sufrió una aceleración vertical de 16 metros sobre segundo al cuadrado, que, traducido a la aceleración de la gravedad, es más de una vez y media la velocidad de ésta; posteriormente la aeronave rebotó para que en su segundo toque en tierra, el tren de aterrizaje delantero fuera el primero en recibir el impacto de este segundo toque que sería el impulso para que después la aeronave rebotara, alcanzando una altura de 16 pies sobre la pista. Después de 2 rebotes, la aeronave volvió a tocar tierra, ya en el tercer rebote, con el mismo tren de nariz, produciendo que el ala izquierda de la aeronave se fracturara; se tiene registro que el “sink rate” en este tercer toque con tierra de la aeronave, fue de 21.5 pies por segundo y que, dados los movimientos de la aeronave, la energía cinética en este último toque superó 7 veces la requerida en la certificación de la aeronave.

📸: a su autor.

Es altamente probable que la carga transmitida del tren de aterrizaje principal al ala fuese la causante de la fractura de la misma ala y provocando el incendio de la misma aeronave.

📸: a su autor.

.LVA